INDECENCIAS CON MI SXBRIN0

HISTORIA #INDECENTE

El fin de semana pasado fue muy extraño para mí. El sábado fui a cenar a casa de mi hermana, quien es una mujer separada de 39 años con un hijo adolescente, mi sobrino. Noté que mi sobrino me miraba la cola en las últimas ocasiones en que había ido a su casa. Siendo yo alguien que suele vestir con poca ropa, esto era comprensible. Ese sábado, mi esposo había salido de fiesta con amigos y no volvería hasta el domingo, así que mi hermana me invitó a comer para no estar sola en casa.

Cuando llegué, mi sobrino estaba jugando videojuegos con 4 amigos más y mi hermana preparaba unas pizzas. Me di cuenta de que todos los amigos de mi sobrino me miraban el trasero. Durante la cena, se ofreció a dejarme un lugar en el sofá donde estaba sentado con sus amigos para ver una película de terror que pusieron más tarde. Como el sofá estaba lleno, Santi me propuso sentarse encima de mí, pero sabía que lo que realmente quería era que yo me sentara encima de él. Fui al baño para subirme la tanga un poco más arriba y dejar mi ropa interior blanca al descubierto, ya que sabía cómo los chicos se comportan en situaciones como esta.

Cuando volví al sofá, me senté encima de Santi y sentí cómo su «amiguito» se levantaba y se ponía duro. Empezó a tocarme la tanga y a «abrazarme» muy lentamente en la barriga. La situación era cada vez más tensa, pero no podía hacer nada para ayudarle.

Después de la película, me levanté del sofá y fui al baño, pensando que Santiago se quedaría allí para descargar, pero regresó muy pronto. Como ya era tarde y estaba empezando a llover, decidí irme a casa. Mi hermana sugirió que mi sobrino me acompañara a casa y que se quedara a dormir en mi casa, ya que mi esposo no estaba. Acepté la idea, y Santi y yo caminamos a casa juntos, hablando y riendo. Una vez allí, le ofrecí una colchoneta improvisada en mi habitación para que durmiera en el suelo si no quería compartir la cama conmigo, y él aceptó. Me cambié para dormir, poniéndome una tanga y una blusa corta casi transparente.
Cuando salí, me miró con mucha atención, como si me estuviera examinando con sus ojos. Bromeé con él diciéndole que si necesitaba algo durante la noche, me llamara fuerte porque tengo un sueño profundo. Mentí en realidad, quería saber si él tendría la iniciativa de hacer algo. Me hice la dormida, pero pasaron 15 minutos, luego 30, y después de una hora todavía no había sucedido nada. Casi me había dormido cuando sentí que alguien me estaba observando. Solo había una luz tenue encendida en el baño. Lentamente, las sábanas se movieron hacia abajo y vi un destello que parecía una luz de cámara. Enseguida supe que era Santiago, quien se había levantado para sacar fotos de mí trasero. Pero eso no fue suficiente para él. De repente, sentí que uno de los nudos de mi tanga se desataba. El morbo me estaba invadiendo por dentro.
Yo haciéndome la dormida. siento que me apoya una mano en la cola y muy despacito me la abre, pero muy suavemente, yo nada, me quede ahí como si estuviese dormida. Y cuando pensé que ya había pasado todo…siento que la tanguita se baja del todo…ahh no…, esa sensación de estar así, desnuda… me enloquecía. Además, ya estaba toda mojada. Modo #INDECENTE…
Unas ganas de que este mi esposo y me coja toda!! ¡Que ganas impresionantes!
Pero no, era mi sobrino. Así que deje que él se caliente mirándome…
Me volvió atar la tanguita muy delicadamente, me subió las sábanas y apago la luz.
Al día siguiente, nos despertamos en nuestras respectivas camas y luego desayunamos. En un momento, mi sobrino me preguntó si podía bañarse antes de irse a casa a comer. Yo le dije que sí, por supuesto. Mientras él se bañaba, decidí ordenar la habitación y encontré su celular en las sábanas de su cama. Afortunadamente, no tenía ninguna contraseña, así que decidí echar un vistazo a la galería de imágenes. Fue entonces cuando vi las fotos que me había tomado la noche anterior. Sin dudarlo, las transferí a mi propio teléfono a través de Telegram y luego volví a dejar el celular donde lo había encontrado. Después de que mi sobrino se fuera a casa, comencé a mirar las fotos y me sorprendió lo atrevidas que eran. Mi sobrino estaba tan caliente que se había arriesgado mucho, pero como su tía, estaba dispuesta a hacer lo que fuera necesario para asegurarme de que se sintiera bien.
Pronto Segunda parte mucho mas #INDECENTE…

2 comentarios en «INDECENCIAS CON MI SXBRIN0»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *