FUI A COMER HELADO Y TERMINÉ SIENDO EL POSTRE

HISTORIA #INDECENTE:

Bueno, mi nombre es Juliana y Junto con una amiga a veces comentamos en páginas adrede las publicaciones de Los Indecentes, y asi nos lleguen chicos, para conocer gente nueva, no tanto para conseguir novio, solo para entretenernos, nos gustaba ver quien nos escribía y que nos decían, a veces eran chicos de nuestra edad muy intensos, a veces señores de unos 30 queriendo sentirse de nuestra edad y a veces señores aún más grandes con piropos viejitos jajaja… Bueno, el punto es que nos gustaba ver quien nos escribía y lo que nos comentaban en las fotos que subíamos y demás… Cuando estaba aburrida contestaba más y sacaba conversación, aunque normalmente dejaba de contestar por que se ponían pesados o comenzaban a pedir fotos sin ropa y cosas así.
Un día me escribió un señor, le respondí el saludo y x… Me trataba de sacar conversa y yo medio le respondía, en señor se esforzaba con seguir hablando y yo solo le contestaba, cuando estaba aburrida le contestaba más. Un día salí con un niño que me gustaba y pues la verdad yo pensé que pasaría algo, unos besos, unas caricias y así pero él no hizo nada, así que regresé a mi casa pues algo insatisfecha y algo mmm digamos #Indecente … vi varios mensajes del señor y pues le contesté, le comenté que salí y que pues me quedé con las ganas de más y él me comenzó a decir que el chico con el que salí había desaprovechado, que yo era hermosa y que tenía un hermoso cuerpo y cosas así, yo le seguí el juego y la verdad me gustó lo que me decía en un momento me dijo
-Si yo fuera él, no te hubiera dejado así.
Yo le respondí -invíteme a salir a ver si es cierto.
Me contestó -Pues si aceptas salimos, puedo ir a visitarte y salir.
Yo me quedé pensando y me dije «bueno puedo decir que sí, al final puedo no ir y no pasará nada» así que le dije que sí, y pues para que no me fuera a ver alguien conocido, le dije que yo iría a donde el vive (un lugar cerca de donde yo vivo) el señor me dijo que había un parque cerca de su casa y que ahí podríamos hablar. Quedamos que al día siguiente.
Al otro día yo no sabía si ir o no, la verdad estaría loca si iba pero pues mmm podría ser interesante, además no tenía nada más que hacer y pues me dije «Si iré un rato a ver qué pasa»… Así que tomé un taxi y llegué al lugar, él ya estaba ahí, me dio mucha pena porque me llevo unos chocolates y yo como que… mmm gracias pero que pena. Era un pequeño parque y sin gente solo los que pasaban por ahí.
Comenzamos a hablar, él me decía que en persona era más hermosa y que le gustaba mi ropa, que mi vestido me quedaba muy bien y cosas así… Yo me hice la inocente y le dije -No estoy sucia? es que creo que estaba sucio donde me senté. Me puse de espaldas y me puse las manos a los lados de las pompis y las paré un poco, el señor se quedó un momento en silencio y me dijo -Creo que no, bueno quizá un poco, pero muy poco. Yo le contesté -En donde, para limpiarme. Él algo nervioso me dijo – por tu mano izquierda. y le dije -Ay me ayudas por fis. Y él se acercó y nada tonto, pasó toda su mano por mi nalga unas tres veces y yo le dije -Ay muchas gracias- él contestó de nada y dejó su mano en mi nalga un instante y después la quitó… Para mi al inició solo era diversión pero en ese momento me gustó, incluso me calenté un poco y pues no tenía nada de malo en divertirme un poco más… Mientras caminábamos yo me incliné para según tomar una flor, sabía que al hacer eso mi vestido se me levantaría y se me verían más las piernas y obvio el trasero se me marcaría más, volteé hacia atrás y como lo pensé el señor estaba perdido viendo mis piernas y mis nalgas, eso lo hice otras vez más adelante y pasó lo mismo, después nos sentamos y entre una cosa y otra me senté un momento en sus piernas según jugando, él me tomó de las caderas y sentía como me jalaba hacía él para que mi trasero estuviera más pegado a su entre pierna, sentí como un bulto crecía, era su pene que comenzaba a ponerse erecto… Me levanté y me dijo que si quería ir por helado, yo le dije que sí, él me dijo que en su casa tenía de varios porque le gustaba mucho el helado, yo lo pensé un segundo y acepté, su casa estaba muy cerca, entré y me senté en su sala, me dijo que casi no tenía visitas y bla bla bla… Pero aunque lo trataba de ocultar, su erección seguía, eso me gustó, me hizo sentir bien y me puso algo caliente.
Se fue a su cocina y me dijo de que sabores tenía, yo le dije que de chocolate y me sirvió, se sentó a mi lado y comenzamos a comer helado, en eso él me dice -Me gustó cuando te sentaste en mis piernas hace rato. Yo le contesté -En verdad? pensé que quizá te molestaría. y él -No para nada, me gustó mucho, cuando gustes te puedes sentar así- Yo sonreí y me le senté en las piernas, él se quedó un poco sorprendido y le dije -Eres muy cómodo, mis pompis se acomodan súper bien jeje- mientras moví un poco mi trasero y sentí nuevamente su pene, con una erección aún más notoria, el me respondió – Es que tu trasero es hermoso, no puedo dejar de mirarlo- Con su erección y eso que me decía yo me calenté aún más, sabía que era una locura pero las situaciones así me ponen demasiado #Indecente y quise continuar y ver hasta donde llegaba eso… Jugueteando le embarré helado en la cara y le dije -Ay no te vayas a molestar, ahorita te limpio vale… Cierra los ojos para que te pueda limpiar- él me dijo, para qué?… Yo me levanté y le dije -Cierra los ojos, no te haré nada, solo te voy a limpiar, ándale- El obedeció, yo metí rápido mis manos bajo mi vestido, tomé mis pantis y me las quité rápido las doble y comencé a limpiarle la cara, mientras me volvía a sentar en sus piernas, el abrió los ojos y me miró, me agradeció y me preguntó -Con que me estás limpiando?, Yo reí y le dije -Aaah pues jeje con mis pantis, no encontré otra cosa,y me reí otra vez. Él se me quedó viendo como asombrado y me dijo -Que mentirosa, como crees, que cosas dices- Yo tomé mis pantis y las desdoblé y él las miró y estaba incrédulo y me dice -Entonces que traes puesto ahorita??- Yo me levanté, me puse frente a él y me levanté el vestido y le dije -Nada de nada- Tenía al desnudo mis piernas, mi vagina y hasta el ombligo, me di media vuelta y le mostré mis nalgas, en ese momento yo ya estaba toda caliente y ya sentía la humedad en mi vagina, mi corazón latía al mil… Le dije -No se te antoja más que el helado?- Él me comenzó a tocar las nalgas, me las apretaba y masajeaba, me tomó de las caderas y me jaló a él, me comenzó a besar la nalga y a lamer, poco a poco yo sentía como su lengua llegaba más al medio de mis pompas, yo me incliné más y abrí un poco más mis piernas, él seguía lamiéndome, su lengua ya pasaba por mi anito y eso me excitaba mucho, comenzó a hundir más su cara entre mis nalgas, para que su boca llegara más profundo, su lengua comenzó a pasar sobre mi vagina completamente húmeda, cuando sentí la pinta de su lengua pasar por mi vagina, un escalofrío pasó por mi cuerpo, seguido de un placer delicioso, con sus manos abría mis nalgas para que su boca llegara más a mi vagina, el lamía, chupaba y besaba, a mí me templaban las piernas, sentía que se me doblaban y mi respiración entre cortada, solo podía dar gemidos… No podía creer lo que estaba pasando, lo que estaba provocando y lo que estaba sintiendo, pero ya no me importaba, solo quería seguir sintiendo placer.
Le pedí que se acomodara en el sillón, él se acomodó en el respaldo del sillón, me puse de rodillas entre sus piernas y comencé a desabrochar su cinturón y después su pantalón, él ya tenía un gran erección, parecía que su verga rompería su pantalón, comencé a abrir su pantalón y él me ayudó y se los bajo, yo bajé su calzón y al momento pude ver su pene, completamente erecto, lo tenía grande, no imaginé lo fuera a tener así y súper parado… Yo se lo agarré con mi mano y se lo comencé a masajear y comencé a masturbarlo, arriba y abajo, y le dije -Que grande y duro lo tienes- Él me contestó -Es que nunca había estado con una mujer tan hermosa como tú. Yo me reí un poco y me puse su pene en la cara y le dije -Mira casi mi cara. Él se notó un poco apenado por ese gesto y solo me dijo -Si verdad, te gusta?- Yo le contesté -No lo sé, aún no lo he probado jeje- y pasé mi lengua por su pene de abajo hacia arriba, él suspiró y me dijo -Qué harás?… Me lo harás con la boca?, Y le dije -Por qué no quieres?- él me dijo -Nunca me lo ha una niña tan linda, pero sí quiero- Eso me hizo un poco de gracia y también me excitó poco más, tomé su pene y lo comencé a chupar (No soy experta en eso, pero he visto como se hace y ya lo había hecho un par de veces antes) así que comencé e intenté hacerlo bien, pues jeje era la primera vez del señor de una niña linda según jeje… Usaba mis manos, lo masturbaba, lo chupaba y lamía… Su pene estaba muy duro y latía a momentos, también se sentía caliente, el señor solo me veía y suspiraba, me tomó de la cabeza y comenzó a mover un poco sus caderas y así entraba y salía su pene de mi boca.
Me levanté, y me acomodé sobre él… Mis piernas abiertas, las de él entre las mías y me senté en sus pierna mirando hacía él, su pene rozaba mi pelvis, yo estaba realmente mojada, en parte por la saliva que dejó en mí y en parte por mis mismo fluidos… Él comenzó a besarme el cuello, y yo me alcé un poco para que pudiera besar más abajo, hasta donde llegaba mi escote… Tomo mi vestido y lo comenzó a levantar, hasta que me lo quitó, desabrochó mi sosten y me lo quité, comenzó a besar mis senos, uno me lo chupaba y el otro me lo jugaba con su mano… Su lengua pasaba por mi pezón y eso me encantaba, yo tomé su verga y lo comencé a acariciar, realmente lo tenía muy parado (Pensé que no sería tanto así por su edad jeje)… En eso me dice -Espérame un momento, soy un estupido, no tengo condones, no pensé que llegaríamos a esto- Yo di una risita y le dije -Sí te vas, me voy… Así que pues ya ni modo. Él me contestó –No, espera. – Yo me acomodé mejor, mis rodillas estaban sobre el sillón y así podía apoyarme para subir y bajar… Me levanté un poco, me pegué más a él, tomé su pene y comencé a pasar la cabeza de su pene por mi vagina, lo pasaba hacía adelante y hacía atrás, sentía como se resbalaba por mis fluidos, hasta se escuchaba un ligero sonido, él me tenía agarrada de las nalgas y su lengua llegaba a mi pezón y me dijo -Bueno, solo la puntita, la cabecita nomas, qué dices- Yo le contesté -Sí, pero solo la cabeza, y poquito- acomodé su pene y lo metí un poco en mi yo estaba mega mojada y súper excitada, sentí entrar un poco su pene, lo sentí resbalar dentro de mí y me dejé cae, así su pene entró completo en mi… Yo di un gemido y lo abracé por el cuello, él me dijo -Ay niña que delicia, que rico, quiero comerte bien- yo comencé a mover mis caderas y sentía como su pene entraba y salía de mí, lo sentía resbalar dentro de mí, estaba extasiada y mi respiración agitada, él movía un poco sus caderas a mi ritmo, estaba gozando demasiado… Él masajeaba mis senos y con sus dedos jugaba mis pezones, he hizo un poco hacía atrás y me comenzó a besar el cuello y el pecho, después mis senos, yo me seguía moviendo y él lamiendo mis pezones, apenas y podía respirar, yo gemía y daba ligeros gritos ahogados….
Le dije al cerca del oído -Si quieres podemos probar otra posición- él me dijo -Cómo lo hacemos?- yo me paré y me subí al sillón a un lado y me puse de perrito, levantando bien mi trasero , él me dijo -Te ves preciosa así, que ricas nalgas tienes, es el culo más rico que he visto y tu cosita, está deliciosa- Se acercó a mí y me comenzó a lamer de nuevo mi vagina, anito y nalgas, después se acomodó detrás de mi y dijo -Niña la verdad se ve bien rico estar aquí detrás de ti- Se acomodó bien y acomodó su pene y comenzó a metérmelo, él dio un suspiro y dijo -Uf que rico es así, en serio que rico- Eso me puso más #Indecente, comenzó a moverse y tomó un buen ritmo, yo sentía tan delicioso, tan rico que solo podía dar gemiditos cada vez que me lo metía. Me tomaba de las caderas y trataba de meterlo cada vez más profundo, me agarró las nalgas y me las abría cada vez que lo metía, yo sentía como lo metía más y más, lo hacía rápido a momentos y a momentos me daba metidas fuertes y profundas yo ya tenía la cara contra el sillón, él me seguía dando igual de rico… En eso sentí como me apretaba más de las caderas y me lo metía con más fuerza, hasta que lo metió profundo y ahí se quedó y me dijo -Ya me voy a venir mija- yo también ya estaba en mi punto y no me importó… comenzó a respirar más agitado y me dijo -Ya te tiré toda mi leche y es tan rico-… Yo estaba toda agitada, extasiada, satisfecha y muy complacida… Tomé mi ropa y me vestí, nos despedimos y me fui a casa, sintiendo como si se me escurriera su semen desde mi vagina y pues me fui sin pantis jajaja. Fue una experiencia loca la verdad, todavía me escribe pero no le respondo.

Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Share on Whatsapp
Whatsapp
Total Page Visits: 224 - Today Page Visits: 2

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *